Cristianismo ficcional

[Publicación en otoño]

Lee un fragmento

Colección disilà…là, 2020

ISBN: en curso

Tamaño: 142 x 200 mm

Lengua: castellano

Portada: Albert Coma

Cristianismo ficcional

Dios regresa, el hombre regresa, bajo nuevas figuras; Dios como perpetua negación de sí, el hombre como perpetua desubjetivación. Ambas formas deberían ser asumidas tanto por el cristianismo como por el ateísmo, y dar lugar, por un lado, a un cristianismo ateo, por el otro, a un ateísmo cristiano.

Sentir una silla o sentir a Dios requiere de la misma facultad de creer. Hay una correlación inmediata entre creer y sentir que no permite esclarecer si se cree porque se siente o si se siente porque se cree. Creencia y sensación son contemporáneas, se generan mutua y simultáneamente. ¿Pero qué es una fe que genera su objeto de creencia en el momento de ser generada por él sino ficcionalidad en el sentido nietzscheano? Ficcionalidad no tiene nada que ver con ilusoriedad o fantasía, conceptos que solo guardan sentido en contraposición a un presunto mundo verdadero que les serviría de referente, dentro del sistema representativo de raíz platónica. No: desde que el mundo es representación y nada queda fuera de esta –ninguna cosa en sí, por remota que sea, que pase por realidad; ninguna esencia más allá de las apariencias–, la totalidad de lo que es ingresa en la fábula, todo es ficción.

Dos pasajes del libro de Daniel Sedcontra para ir abriendo boca.

Cristianismo ficcional

[Publicación en otoño]

Cristianismo ficcional

Lee un fragmento

Dios regresa, el hombre regresa, bajo nuevas figuras; Dios como perpetua negación de sí, el hombre como perpetua desubjetivación. Ambas formas deberían ser asumidas tanto por el cristianismo como por el ateísmo, y dar lugar, por un lado, a un cristianismo ateo, por el otro, a un ateísmo cristiano.

Sentir una silla o sentir a Dios requiere de la misma facultad de creer. Hay una correlación inmediata entre creer y sentir que no permite esclarecer si se cree porque se siente o si se siente porque se cree. Creencia y sensación son contemporáneas, se generan mutua y simultáneamente. ¿Pero qué es una fe que genera su objeto de creencia en el momento de ser generada por él sino ficcionalidad en el sentido nietzscheano? Ficcionalidad no tiene nada que ver con ilusoriedad o fantasía, conceptos que solo guardan sentido en contraposición a un presunto mundo verdadero que les serviría de referente, dentro del sistema representativo de raíz platónica. No: desde que el mundo es representación y nada queda fuera de esta –ninguna cosa en sí, por remota que sea, que pase por realidad; ninguna esencia más allá de las apariencias–, la totalidad de lo que es ingresa en la fábula, todo es ficción.

Dos pasajes del libro de Daniel Sedcontra para ir abriendo boca.

Colección disilà…là, 2020

ISBN: en curso

Tamaño: 142 x 200 mm

Lengua: castellano

Portada: Albert Coma

Si te ha gustado, te gustarán

Utilizamos cookies para mejorar tu navegación. Aceptando, consientes su uso.